Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 23 de abril de 2017

Bizcocho leopardo con cobertura espejo de chocolate


Hola a tod@s ! Ya tengo publicado en el blog el paso a paso del bizcocho cebra , y además es una de las recetas con más éxito, así que siguiendo con este tipo de bizcochos "animal print", hoy os traigo el bizcocho leopardo.

Además he aprovechado para hacer una cobertura espejo de chocolate que tenía muchas ganas de probar. Me ha encantado, queda un acabado muy profesional, lo único que os aconsejo que no lo metáis en la nevera porque no es necesario y se quita un poco el brillo. Después hay que dejarlo bastante tiempo fuera para que lo recupere.

Primero os dejo la receta en vídeo y después escrita:



Ingredientes para el bizcocho:

- 120 g de mantequilla a temperatura ambiente
- 200 g de azúcar
- 4 huevos
- 240 g de harina de trigo
- 2 cucharaditas de levadura química
- 1 cucharadita de esencia de vainilla
- 1 y 1/2 cucharada de cacao en polvo sin azúcar

Para la cobertura espejo de chocolate:

- 6 láminas de gelatina neutra 
- 225 g de azúcar glas
- 125 ml de agua
- 150 g de chocolate para postres
- 30 g de cacao puro en polvo
- 65 ml de nata

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º C, calor arriba y abajo, y engrasamos con mantequilla o spray desmoldante, un molde de 16 cm de diámetro.

Batimos con varillas la mantequilla a temperatura ambiente junto con el azúcar. 

Cuando estén bien integrados los dos ingredientes y tengamos una mezcla cremosa, agregamos los huevos uno a uno sin dejar de batir. Hasta que no se integre el primero no añadimos el segundo, y así hasta terminar de añadir los cuatro.

Tamizamos la harina junto con la levadura y la agregamos. Mezclamos primero con una espátula de silicona y después batimos con varillas justo hasta que se integre.

Por último vertemos la esencia de vainilla.

Dividimos la masa en tres partes. 

En un bol ponemos 150 g de la masa, en otro ponemos unos 80 g, y el resto lo podemos dejar donde lo tenemos.

A los 150 g de masa le añadimos el cacao en polvo tamizado y mezclamos.

De esta mezcla añadimos una cucharadita a los 80 g de masa, mezclamos y si es necesario agregamos un poco más.

Se trata de tener tres colores de masa. Una parte es la que hemos dejado en el bol inicial, a la que no hemos añadido cacao, por lo tanto es la más clarita. Otra parte son los 150 g de masa a la que hemos añadido el cacao en polvo, por lo tanto será la más oscura. Y por último los 80 g a los que hemos añadido una cucharadita de la mezcla anterior, por lo que nos habrá quedado un marrón más clarito.

Ponemos cada masa en una manga pastelera y cortamos la punta. La de la masa más clarita podéis cortarla más grande pero las otras dos debéis cortarla menos para que no salga demasiada masa. 

Cubrimos la base de nuestro molde con una capa de la masa más clarita.

A continuación hacemos una línea en forma de semicírculo con el color marrón oscuro, dejando una separación de unos 2 cm hasta la pared del molde. Hacemos otro enfrente, y también otros dos semicírculos más pequeños en el centro del molde.

Con el color marrón más clarito hacemos una línea más fina encima y en el centro de las que hemos hecho de color marrón oscuro. 

Después con el marrón oscuro de nuevo, rodeamos y cubrimos por completo la línea de marrón clarito.

Cubrimos todo con una capa de la masa más clarita.

Repetimos el mismo proceso anterior hasta terminar con la masa.  

Horneamos durante 40 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio y seco.

Sacamos del horno, dejamos templar 10 minutos en el molde, desmoldamos y dejamos en una rejilla hasta que se enfríe por completo.

Cuando esté totalmente frío igualamos la parte de arriba cortando lo que haya podido subir, para dejarlo recto. Refrigeramos pues debe estar bien frío cuando le vayamos a poner la cobertura.

Para hacer la cobertura espejo de chocolate lo primero ponemos a hidratar las láminas de gelatina en agua fría.

Ponemos a calentar en un cazo el azúcar glas y el agua. Llevamos a ebullición.

Apagamos el fuego y agregamos el chocolate troceado. Movemos hasta que se funda.

A continuación incorporamos el cacao en polvo, mezclamos. Y después la nata líquida o crema de leche.

Por último agregamos las hojas de gelatina hidratadas y bien escurridas y removemos hasta que se disuelvan.

Colamos y dejamos templar hasta que alcance los 30 º C. Antes de verterla sobre el bizcocho removemos un poco.

Preparamos una bandeja con una taza o bol boca abajo para poder poner encima nuestro bizcocho, bañarlo con la cobertura y que podamos recuperar el exceso.

Podemos dar una segunda capa de cobertura dejando antes enfriar un poco la primera.





La verdad es que lo mejor es que veáis el vídeo para poder ver bien todo el proceso.

Espero que os haya gustado y os animéis con los animal print cakes !

¡Hasta pronto!

Pilar

miércoles, 19 de abril de 2017

Trenza de hojaldre vegetal


Ya tengo varias recetas de hojaldre relleno en el blog, y a cuál más rica..., este hojaldre con verduras y champiñón, o esta otra receta muy diferente pero riquísima también, de hojaldre relleno de tofu ahumado, dátiles y queso. Y hasta una ensalada servida en cesta de hojaldre que podéis ver aquí.

Esta vez os traigo una trenza de hojaldre rellena de cebolla, tomate y calabacín con queso de cabra. Como veréis una receta muy sencilla pero muy vistosa y rica rica !

Primero os dejo la receta en vídeo donde podéis ver toda la elaboración, y a continuación tenéis la receta escrita.



Ingredientes:

- Una plancha de hojaldre fresco
- 1 cebolla
- 1 tomate
- 1 calabacín
- 50 g de queso de cabra
- 1 huevo
- 1 cucharada de semillas de sésamo

Elaboración:

Pelamos, lavamos y cortamos la cebolla en cuadrados pequeños.

Lavamos, pelamos, quitamos las pepitas al tomate, y picamos finamente.

Lavamos, quitamos los extremos, pelamos y cortamos el calabacín en medias lunas.

Ponemos a calentar una sartén con la base cubierta de aceite. Rehogamos primero la cebolla durante unos minutos. A continuación agregamos el tomate, y por último el calabacín.

Dejamos cocinar hasta que nuestras hortalizas estén blanditas y salpimentamos. Retiramos del fuego y reservamos.

Extendemos la masa de hojaldre, ponemos el relleno en el centro en forma alargada, y a los dos lados realizamos cortes en diagonal para ir cubriendo el relleno formando una trenza.

Lo mejor es que veáis el vídeo.

Pintamos con el huevo batido y espolvoreamos las semillas de sésamo por encima.

Horneamos con el horno precalentado a 200 º C, o lo que nos indique el envase de la masa de hojaldre.

El tiempo aproximado es de 30 minutos, hasta que veamos que está doradito.




Espero que te haya gustado, y si es así no te olvides de compartir en tus redes sociales !! ¡ Gracias !

¡Hasta pronto!

Pilar

domingo, 2 de abril de 2017

Bocaditos de hummus


El hummus es un puré o crema de garbanzos con tahine (pasta de sésamo), ajo, zumo de limón, aceite de oliva y sal. Además de manera opcional se puede añadir, pimentón dulce, cominos..., o como en mi caso que como me gusta mucho la cúrcuma, le he añadido media cucharadita.

Es una forma diferente y muy rica de consumir legumbres. Y si es verdad que hoy en día, lo podemos encontrar en la mayoría de supermercados (he de reconocer que yo lo he comprado en alguna ocasión), no es lo mismo que hacerlo en casa.

Y si queréis otras recetas de patés caseros a cuál más rico, aquí tenéis tres recetas: de paté de zanahoria con nueces, de aceitunas negras y de queso Philadelphia con pimientos del piquillo. O esta otra receta de paté de berenjena, en la que también tenéis la receta de pan naan, que viene ideal para acompañar cualquiera de los patés.

Y ahora vamos con la receta de hummus.

Ingredientes:

- 150 g de garbanzos cocidos
- 1 cucharada de pasta de sésamo (tahine)
- 1 cucharada de aceite de oliva
- 1 cucharadita de pimentón dulce
- 1/2 cucharadita de cúrcuma
- 1 diente de ajo
- 1 cucharadita de sal
- El zumo de medio limón
- Semillas de sésamo

Elaboración:

Puedes preparar hummus aprovechando que hayas cocido garbanzos para otra elaboración, o comprar un bote de garbanzos cocidos (en este caso deberás enjuagar muy bien los garbanzos antes de empezar con la receta).

Lo primero que tienes que hacer es quitarles la piel frotándolos entre los dedos.

A continuación tritura los garbanzos sin piel junto con la cucharada de tahine, el aceite de oliva y las especias, en un robot de cocina o picadora, hasta que quede una pasta.

Machaca el ajo junto con la sal y el zumo de limón en el mortero. Agrega esta mezcla a la pasta de garbanzos y vuelve a triturar. Tiene que quedar una textura cremosa, si es necesario puedes agregar un poquito de agua.

Decora con un chorrito de aceite de oliva y semillas de sésamo por encima.

Y si además te apetece presentarlo en bocaditos, como en mi caso, puedes ver la receta para hacerlos aquí sustituyendo los 15 g de azúcar por una cucharadita.



Espero que te haya gustado y te animes a hacer patés caseros, notarás la diferencia.

¡Hasta pronto!

Pilar

domingo, 26 de marzo de 2017

Tarta de naranja, fresas y chocolate blanco


La receta que comparto hoy es una de mis favoritas de todas las que hemos hecho en la escuela de repostería de Jessica Cakes. Se trata de una tarta con un bizcocho muy rico y esponjoso con harina de almendras y ralladura de naranja. Empapado con un almíbar de zumo de naranja natural y azúcar moreno. Y relleno y y cubierto de una ganache ligera de chocolate blanco y fresas naturales, maceradas en vino blanco dulce o en algún licor (yo he usado licor de frambuesas).

Así que aprovechando que en el mes de marzo es mi cumpleaños y que es temporada de fresas, pues que mejor momento para hacerla. Y además con esta receta participo en el reto mensual de facilisimo, que para este mes de marzo ha elegido como tema la fresa.

Yo la he horneado en 2 moldes de layer cake de 15 cm de diámetro y uno desmontable más alto de los mismos centímetros. De este último me han salido dos capas de bizcocho. Por lo que el resultado ha sido una tarta súper alta de cuatro capas de bizcocho. A mi me apetecía hacerla así porque me encantan las tartas muy altas, pero si lo preferís la podéis hornear en un molde de 20 cm de diámetro.

Primero os dejo la receta en vídeo y después la podéis ver escrita.



Ingredientes:

Para el relleno y cobertura:

- 225 g de chocolate blanco
- 600 ml de nata de montar o crema de leche
- 350 g de fresas naturales
- 200 ml de licor de frambuesas (puede ser cualquier otro o vino blanco dulce)

Para el bizcocho:

- 6 claras de huevo
- 100 g de azúcar moreno
- 6 yemas de huevo
- 250 g de azúcar blanco
- 150 g de harina de trigo
- 150 g de harina de almendras
- Ralladura de 2 naranjas

Para el almíbar:

- El zumo de 3 naranjas
- 50 g de azúcar moreno

Elaboración:

Lo primero vamos a preparar la ganache de chocolate blanco para que se vaya enfriando, pues después la vamos a montar con varillas, y para que monte bien  necesitamos que esté bien fría.

Para ello ponemos a calentar la nata, y cuando comience a hervir, la vertemos sobre el chocolate blanco que tendremos troceado en un recipiente resistente al calor. Removemos hasta que se haya fundido el chocolate y dejamos enfriar. Lo dejamos templar un poco y después lo llevamos a la nevera para que se enfríe por completo.

Lavamos, quitamos las hojitas de las fresas y las troceamos, dejar 2-3 fresas enteras para la decoración. Las ponemos en un recipiente con el licor de frambuesas y las dejamos macerar.

Ahora hacemos el bizcocho. Precalentar el horno a 170 º C, calor arriba y abajo, y engrasar, bien con mantequilla o spray desmoldante, el molde o los moldes que vayamos a utilizar.

Montar las claras con el azúcar moreno, reservar.

En otro bol batir las yemas con el azúcar blanco hasta obtener una mezcla suave y blanquecina. Agregar la harina de trigo y una tercera parte de las claras montadas, e incorporar con una espátula de silicona con movimientos envolventes. Continuar agregando las claras montadas en dos veces más.

Por último incorporar la harina de almendras y la ralladura de naranja con movimientos envolventes hasta que estén bien integrados todos los ingredientes.

Repartir la masa en los moldes y hornear durante 20-25 minutos si hemos elegido moldes bajitos, o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio y seco.

Dejamos templar cinco minutos en el molde y después los desmoldamos y dejamos enfriar por completo sobre una rejilla.

Mientras se enfrían nuestros bizcochos preparamos el almíbar. Para ello solo tenemos que poner a calentar el zumo de naranja junto con el azúcar moreno, hasta que el azúcar se disuelva por completo. Colar y dejar enfriar.

También montamos con batidora de varillas la ganache de chocolate blanco que teníamos enfriando en la nevera.

Para montar la tarta ponemos una primera capa de bizcocho sobre una base para tartas, empapamos bien con el almíbar. A continuación ponemos una capa de ganache de chocolate blanco, alisamos y encima unas fresas maceradas y escurridas. Cubrimos con otra capa de bizcocho y repetimos los pasos hasta terminar con todas las capas.

Damos una fina capa de ganache a toda la tarta, refrigeramos durante 30 minutos. Pasado este tiempo cubrimos bien con otra capa de ganache y alisamos lo más posible. Decorar al gusto.

Yo lo he hecho con la boquilla 6 B de Wilton y unas fresas cortadas por la mitad.






Como veréis no es difícil pero si tiene unos cuantos pasos a seguir, pero de verdad que merece la pena !!

¡Hasta pronto!

Pilar

viernes, 17 de marzo de 2017

Cupcakes Ferrero


La receta de hoy es una versión de los bombones Ferrero Rocher en cupcake. ¡ Han quedado riquísimos! Bizcocho de chocolate con una avellana y crema de cacao por dentro, y cubierto de ganache de chocolate y almendra crocanti. Si tienes avellana crocanti mejor, pero la almendra también les va muy bien.

Esta es una de esas recetas con las que triunfas seguro.

Te dejo la receta en vídeo y a continuación escrita.



Ingredientes:

- 65 ml de aceite de girasol
- 130 g de azúcar moreno
- 2 huevos
- 120 g de harina de trigo
- 1 y 1/2 cucharadita de levadura química
- 20 g de cacao en polvo
- 80 ml de leche
- 1 cucharadita de esencia de vainilla

Para el relleno:

- 9 avellanas
- 100 g de crema de cacao con avellanas

Para la cobertura:

- 100 g de chocolate negro
- 100 ml de nata de montar (35% MG) o crema de leche
- 50 g de almendra crocanti

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180º C calor arriba y abajo, y preparamos nuestra bandeja con cápsulas para cupcakes.

Tamizamos la harina junto con la levadura y el cacao en polvo, reservamos.

En un bol batimos con varillas manuales o eléctricas (yo en esta ocasión lo he hecho a mano), los huevos junto con el azúcar. Cuando estén bien integrados agregamos el aceite y batimos de nuevo.

Incorporamos la mitad de la mezcla de harina que teníamos reservada, mezclamos.

Vertemos la leche y una vez integrada, agregamos la otra mitad de la mezcla de harina, cacao y levadura.

Por último vertemos la cucharadita de esencia de vainilla y terminamos de mezclar hasta que tengamos una masa homogénea y sin grumos.

Llenamos nuestras cápsulas para cupcakes hasta un máximo de 2/3 de su capacidad y horneamos durante 20-22 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo éste salga limpio y seco.

Dejamos templar 5 minutos y después las pasamos a una rejilla hasta que se enfríen por completo.



Una vez frías con un descorazonador de manzanas hacemos un agujero en el centro del cupcake, ponemos un poco de crema de cacao, introducimos una avellana, y terminamos de rellenar con más crema de cacao. Ponemos la tapa de bizcocho que habíamos quitado.

Preparamos la ganache de chocolate. Para ello ponemos el chocolate troceado en un bol resistente al calor. Por otro lado ponemos a calentar la nata en un cazo, y cuando empiece a hervir la vertemos sobre el chocolate. Removemos con unas varillas manuales hasta que tengamos una crema lisa y brillante.

Mojamos cada cupcake en la ganache, con cuidado de no manchar la cápsula, y a continuación espolvoreamos almendra croncanti por encima.






¡Hasta pronto!

Pilar