martes, 20 de junio de 2017

Cheesecake de limón y merengue sin horno

cheesecake de limón y merengue sin horno

Muy buenas!! Qué tal estáis llevando la ola de calor, en primavera !! A mi la verdad es que este calor tan intenso me agota mucho, pero como siempre digo que llevo mejor el calor que el frío, no me quejaré demasiado!

Hoy os traigo una receta ideal para estos días, que lo que menos queremos hacer es encender el horno. Menos mal que hay un montón de recetas de tartas y postres sin horno riquísimas! Ya tendremos tiempo en invierno esas tardes de domingo lluviosas, de hornear deliciosos bizcochos.

Así que la receta de hoy es un cheesecake de limón y merengue, muy fácil, rico y fresquito. Y si os apetece ver más recetas de tartas sin horno podéis consultar el recopilatorio que hice de cuatro tartas sin horno, o este cheesecake de chocolate sin horno, o esta tarta de tres chocolates con Oreo.

Primero te dejo la receta en vídeo y después tienes la receta escrita:




Ingredientes para la base:

- 1 paquete de galletas tipo María
- 40 g de mantequilla derretida

Para el relleno:

- 200 ml de nata para montar o crema de leche
- 270 g de queso crema tipo Philadelphia
- 3 cucharadas de azúcar
- Ralladura de un limón
- 1 sobre de gelatina de limón
- 200 ml de agua

ingredientes cheesecake limon y merengue sin horno


Para la cobertura y decoración (merengue suizo):

- 2 claras de huevo
- 120 g de azúcar blanco

Elaboración:

Forramos con papel vegetal la base de un molde desmontable de 16 cm de diámetro, y ponemos una tira de acetato de uso alimentario en las paredes del molde. Si no tenéis tiras de acetato podéis engrasar las paredes del molde con mantequilla o spray desmoldante, y poner unas tiras de papel vegetal. Esto es opcional, pero si lo hacemos nos será más fácil desmoldar la tarta.

Trituramos las galletas en una picadora, con un tenedor o metiéndolas dentro de una bolsa de plástico y pasando un rodillo por encima.

Derretimos la mantequilla en el microondas a intervalos de 30 segundos y potencia media.

Vertemos la mantequilla derretida sobre la galleta triturada y mezclamos muy bien.

Extendemos la mezcla por la base del molde y presionamos con el reverso de una cuchara o la base de un vaso.

Reservamos en la nevera.

Montamos la nata o crema de leche, batiendo con batidora de varillas. No es necesario que quede muy firme. Reservamos también en la nevera.

Ponemos en un bol el queso crema, las tres cucharadas de azúcar y la ralladura de limón. Batimos bien con el accesorio pala de la batidora, o con varillas eléctricas o a mano. Lo que tenemos que conseguir es que el queso quede cremoso y suave, y se mezcle perfectamente con el azúcar y la ralladura de limón.

Preparamos la gelatina de limón.

Ponemos a calentar 100 ml de agua. Cuando comience a hervir, apagamos el fuego y vertemos el contenido del sobre de gelatina. Removemos hasta que se disuelva por completo.

A continuación incorporamos los otros 100 ml de agua fría, sin dejar de remover.

Vertemos la gelatina, poco a poco y en forma de hilo, sobre la mezcla de queso batiendo a la vez, hasta que se mezclen bien los ingredientes.

Incorporamos la nata montada a esta mezcla, poco a poco y con movimientos envolventes.

Vertemos la preparación sobre la base de galleta y refrigeramos 3 o 4 horas como mínimo, o mucho mejor si lo dejamos hasta el día siguiente.

Cuando tengamos nuestra tarta totalmente cuajada preparamos el merengue suizo para la cobertura y decoración.

Ponemos a calentar al baño maría, las claras junto con el azúcar. Removemos constantemente hasta que el azúcar se haya disuelto. Esto sucede cuando alcanza una temperatura de 40-50 º C. Lo mejor es tener un termómetro de azúcar y así controlamos que no supere los 60 º C, para evitar que las claras se cuajen. Pero si no tenemos termómetro podemos comprobar que el azúcar se ha disuelto tocando con las yemas de los dedos una gota de la mezcla.

Una vez que el azúcar se haya disuelto retiramos del fuego y vertemos en el bol de la batidora. Batimos con varillas, primero a velocidad media baja, y cuando empiece a espumar subimos la velocidad, y batimos hasta que tengamos un merengue firme y brillante.

Ya solo nos queda decorar la tarta a nuestro gusto. Yo lo he hecho con manga pastelera y boquilla 1 M de Wilton, como podéis ver en el vídeo. Y después he tostado el merengue con un soplete de cocina.


Tarta de queso con limón y merengue


Porción de tarta de limón y merengue sin horno

Y hasta aquí la receta de cheesecake de limón y merengue sin horno. Espero que os haya gustado y que veáis el vídeo para ver paso por paso.

Y si tenéis cualquier duda aquí estoy para ayudaros !!

¡¡ Hasta pronto !!

Pilar

Si te ha gustado comparte en tus redes sociales

No hay comentarios:

Publicar un comentario